Ir al contenido principal

Diario de París VI

Comencé mi última semana en París con una reunión por la mañana y luego una visita al Museo de L'Orangerie donde me "sumergí" en los nenúfares de Monet.
Dos salas ovaladas atesoran algunas de las obras más preciosas de ese gran pintor impresionista. El las hizo especialmente para ser exhibidas en un lugar de grandes dimensiones y en esas salas sencillas y con luz cenital parece que uno estuviera en un jardín.
Son increíbles.


El clima es cada vez más invernal pero yo no paré nunca de caminar. Por suerte estos días tengo las tardes libres así que me fui a los jardines de Luxemburgo, no son tan lindos en invierno, y después a la búsqueda de un edificio de Le Corbusier cerca de Place d'Italie (Plaza Italia, sí). No lo encontré pero si encontré el edificio de Le Monde de Christian Ponzamparc.

El miércoles visité la Biblioteca Nacional que tiene unas salas de lectura realmente impresionantes, con estructura de hierro y bóvedas revestidas en cerámica. Luego decidí darme una vuelta más por Montmartre aunque llovía y había viento. Afortunadamente encontré el café de Amelie y me tomé un espresso. Es igual que en la película!

También fui en la búsqueda de los edificio de Guimard, el mismo que hizo las salidas del metro, especialmente del Castel Beranger. Lo encontré cuando ya había anochecido pero valió la pena, es espectacular y el preludio para todo el art nouveau que veré en Bruselas.
El viernes, mi último día completo en París, la ciudad nos despidió a pleno sol. Tuvimos la reunión final con todos los participantes y después con Liga y Luciana (de mi grupo) nos dimos otra vuelta por Montmartre y volvimos al café de Amelie, cosa que no me molestó en lo más mínimo porque ese lugar me encantó.
Después yo me fui a ver algunos de los puntos que me faltaban: la Unesco, Saint Sulpice (que tiene la Rose Line que menciona el Código da Vinci) y el Pont Neuf. Y después de vuelta al hotel a hacer la valija, valijas en realidad porque tuve que comprar una chiquitita para llevar todos los papeles que me dieron!

Próximo destino: Bruselas.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Road trip

Después de Los Ángeles empezó la verdadera aventura por el oeste americano con un viaje en auto por cuatro de los sitios naturales más espectaculares de Estados Unidos hasta llegar a Las Vegas: Gran Cañón, Monument Valley, Antelope Canyon y Bryce Canyon.

Cuando planeábamos el viaje nos costaba conseguir información precisa sobre las rutas y lo mejor que encontramos provino de blogueros, por eso decidí tomar nota con el mayor detalle posible de las rutas y los tiempos de viaje esperando que estos datos sean útiles para otros viajeros.

Fueron cinco días por carreteras bien señalizadas y seguras, algunas con paisajes interesantes y otras no; estadías en hoteles ruteros de variadas categorías; desayunos americanos con huevos, panceta y etc. o café bebido en el auto para no demorar el viaje; noches en pueblitos de película desde el pintoresco Williams al extraño Page; mucha música para amenizar el camino y obediencia absoluta al GPS (a cuya alma "gallega" bautizamos Penélope).

Y…

Viena

Viena, ciudad imperial, tierra de Sisí y Francisco José, de Mozart, Strauss y Klimt, de la Secesión Vienesa y de grandes arquitectos como Otto Wagner y Adolf Loos. Promete mucho y no defrauda.Para empezar hay que decir que es bella, elegante, una mezcla de París y Milán (también por los precios), con un toque moderno y una vitalidad que la hacen todavía más atractiva.
Al igual que todas aquellas ciudades que alguna vez estuvieron amuralladas Viena tiene un centro histórico bien definido donde se concentran varias de sus maravillas como la Catedral San Esteban, Stephansdom, que es el corazón del Inner Stadt, el casco histórico. Se trata de una impresionante iglesia cuya historia se remonta al siglo XII y que se distingue por sus esbeltas naves, sus torres y su increíble techo de tejas decorado. El interior alberga varias joyas como el púlpito o el altar de Wiener Neustadt. 





A su alrededor serpentean las calles, muchas de ellas peatonales, escondiendo tesoros y creando rincones verdaderam…

Tayrona

La ante última etapa de nuestro viaje por Colombia nos llevó al Parque Tayrona hacia donde fuimos con deseos mezclados de ser por un ratito aprendices de Indiana Jones y también de descansar como reinas en unas exclusivas eco cabañas. 
Lo primero fue llegar hasta allá.  Dejamos el hotel Tamacá alrededor de las 13 hs después de haber disfrutado lo más posible del desayuno, la pileta y la comodidad de la habitación. El parque Tayrona está a 34 km de Santa Marta y para llegar, si no se quiere pagar un taxi o tomar un tour, hay que viajar alrededor de tres horas. Primero tomamos una buseta ($C 1200 c/u) que atravesó los suburbios menos favorecidos de la ciudad hasta llegar al Mercado de Santa Marta (hay otra línea que va por la costa en un recorrido más corto). Ahí atravesamos todo el mercado que es bastante caótico hasta llegar a donde paran los buses que van al parque. En el mercado, al igual que en otros países de latinoamérica la carne se expone y se vende sin refrigeración así que cui…