lunes, 31 de diciembre de 2012

Balance

Fin de año es época de balances. Sinceramente yo no los hago, no me gustan demasiado, pero se me ocurrió hacer un repaso de los viajes que tuve la suerte de hacer hasta ahora.
Viajes que son muchos más de los que imaginé y muchos menos de los que deseo, viajes en los que conocí lugares increíbles y gente diferente, probé comidas riquísimas, hice cosas poco habituales para mi, me asombré, me divertí, aprendí, encontré grandes compañeros de viaje y me descubrí a mi misma como viajera  (¿y como persona?)
Viajes que me cambiaron la vida, no de una manera espectacular sino de un modo sutil, porque conocer sitios y culturas diferentes nos hace ver de otro modo el mundo y nuestra propia vida y nos enriquece, sin dudas, nos vuelve más tolerantes, comprensivos, cultos (en el sentido literal de la plabra), abiertos, pacientes, nos desestructura y nos ayuda a adaptarnos mejor a distintas situaciones.
Entonces, en el final de un 2012 que empezó con pocas perspectivas de viaje pero que terminó con dos o tres paseos más que interesantes, aquí va mi modesta lista.

Nunca me cansaría de... Los clásicos
París. Con su soberbia belleza, fascina con esa mezcla de monumentalidad y sencillez nada simple que sólo se encuentra en las grandes ciudades.

Nueva York. La ciudad cosmopolita por excelencia. Estar en NY es como estar en el centro del mundo y juro que uno siente que todo se mueve alrededor de esta pequeña isla.
(Esta foto no es mía, las que yo saqué -hace muchos años- están en papel)
Londres. La más arraigada tradición y la super modernidad se combinan con un desparpajo que hacen que la ciudad sea increíblemente atractiva.


Siempre es bueno ir a... Brasil
La canción llama a Río de Janeiro "ciudad maravillosa" y podríamos decir que Brasil es un "país maravilloso" que nunca decepciona, principalmente gracias a los brasileños que con su ritmo hacen que esos fabulosos paisajes sean todavía más increíbles.


Sueño con regresar a... Grecia
No sé bien qué me pasó con Grecia. Sabía que me iba a gustar, por eso quise ir, pero no pensé que tanto y de hecho me gustó más y más desde que volví y el recuerdo de la maravillosa Atenas y las increíbles islas se hace más fuerte cada día.


Me sorprendí con...
Bolivia. Es un hermoso país, lleno de contrastes, que además de bello me pareció muy auténtico. Allí, como en el norte de Argentina, encontré esa pertenencia a Latinoamérica de la que tanto hablamos.
(Esta tampoco es mía)
Turquía. Fui con la intención de conocer parte del mundo antiguo y me encontré con un país pujante, activo y emprendedor del que creo que se puede esperar mucho en el futuro.


Otra oportunidad para... Roma
Y si se da va a ser la tercera porque ya  fui dos veces y aunque me gustó no me mató y no lo puedo creer así que tengo que darle otra oportunidad, pero con más tiempo porque estando dos o tres días lo único que conseguí fue apabullarme.


Para descansar... la playa
No hay lugar en el que me pueda desenchufar más que en el mar. El caribe es ideal pero tampoco soy tan pretenciosa.
(Esta tampoco aunque hace unos años tuve la suerte de visitar Tulum)

Me asombré con... esos paisajes de otro mundo
Valle de la luna. Ischigualasto, nombre oficial, en San Juan es uno de esos lugares que parecen surgidos de una novela de ciencia ficción y nada lo describe mejor que su denominación popular.

Salar de Uyuni. Otro pedazo de un extraño planeta en la tierra. Un mar de sal que se extiende más allá del horizonte. Puro espejismo.
(Foto prestada)
Gran Cañón. Hasta la palabra "gran" le queda chica. Es impresionante, inmenso, monumental, fabuloso.

Glaciar Perito Moreno. Una verdadera maravilla de la naturaleza que logra que percibamos la vida en esa inmensa masa de hielo. Uno podría quedarse horas contemplando los miles de tonos de azul.
(Prestada también, las mías tienen 22 años! y están amarillentas)

Quiero volver pronto a... Cataratas del Iguazú
Fui cuando era muy chica y todos los años digo que quiero volver para disfrutar nuevamente de ese magnífico espectáculo que dan las cataratas en medio de la selva misionera. Lo vengo postergando pero ya llegará el momento.


Viviría en... Barcelona
En realidad viviría donde vivo, en Buenos Aires, que es para mi la ciudad más linda del mundo, pero sino eligiría Barcelona porque me parece perfecta. Es grande pero no tanto, tiene historia pero es super actual, es una ciudad con mayúsculas pero da al Mediterráneo, tiene buen clima, buena comida, siempre hay algún lugar a donde ir y algo que hacer y para colmo tiene a Gaudí y sus amigos modernistas. Lo único es que tendría que aprender catalán. Y bueno... me encanta estudiar idiomas.


Brindo por un 2013 repleto de viajes y buena compañía


Nueva York II: comer, salir, visitar

Como una sola entrada no alcanza para Nueva York (y eso que comprimí todo muchísimo en la anterior) dedico esta a las comidas, las salidas,...