Ir al contenido principal

El banquete

Tengo el blog muy abandonado. Este año fue muy prolífico en viajes, por suerte, pero no tanto en voluntad de escribir así que me va a costar un poco ponerme al día.
Acabo de volver de un fabuloso paseo por Europa en el que visité Praga, Viena, Berlín, Amsterdam, Porto y Lisboa. Todavía no estoy como para empezar a escribir sobre esas ciudades, que merecen muchas palabras, así que empiezo por una de las cosas que más me gustó del viaje: la comida! En todos lados fue exquisita y no me privé de nada.
Aquí va sólo una muestra.

MADRID
Un conito de jamón crudo

Aceitunas enormes y deliciosas en el Mercado San Miguel

PRAGA
Codillo de cerdo, acompañado por ensalada de coliflor y salsa de mostaza. 
Goulasch, una delicia! Muy distinto al que se come en Argentina y acompañado por unas croquetas de pan increíbles 
Sopa! En este caso de hongos
Trdelnik. Es una masa dulce que se asa enrollada como un espiral y se come espolvoreada con azúcar. 
Jamón asado. Se recomienda comerlo "de parado" en la Plaza de la Ciudad Vieja. 
Absenta. El trago típico aunque no sé si para los checos o para los turistas porque en muchos lados está prohibido. Horrible, demasiado gusto a anís.
VIENA
Torta con capuccino en la confitería Aída
La mítica Sacher Torte, en el Café Sacher. Se me hace agua la boca de sólo recordar. 
Escalopes con espaguetis (no me pregunten por qué esa combinación pero estaba buenísimo)

BERLIN
Currywurst en Curry 36. Típico y delicioso. Imperdible!
Waffle con unas cerezas increíbles.

AMSTERDAM
Costillitas de cerdo. Una manteca!
Una mezcla de albóndiga y hamburguesa deliciosa
Quesos, quesos, quesos... Quiero!!!
PORTO
Pez espada frente al Duero


Comentarios

Entradas populares de este blog

Road trip

Después de Los Ángeles empezó la verdadera aventura por el oeste americano con un viaje en auto por cuatro de los sitios naturales más espectaculares de Estados Unidos hasta llegar a Las Vegas: Gran Cañón, Monument Valley, Antelope Canyon y Bryce Canyon.

Cuando planeábamos el viaje nos costaba conseguir información precisa sobre las rutas y lo mejor que encontramos provino de blogueros, por eso decidí tomar nota con el mayor detalle posible de las rutas y los tiempos de viaje esperando que estos datos sean útiles para otros viajeros.

Fueron cinco días por carreteras bien señalizadas y seguras, algunas con paisajes interesantes y otras no; estadías en hoteles ruteros de variadas categorías; desayunos americanos con huevos, panceta y etc. o café bebido en el auto para no demorar el viaje; noches en pueblitos de película desde el pintoresco Williams al extraño Page; mucha música para amenizar el camino y obediencia absoluta al GPS (a cuya alma "gallega" bautizamos Penélope).

Y…

Viena

Viena, ciudad imperial, tierra de Sisí y Francisco José, de Mozart, Strauss y Klimt, de la Secesión Vienesa y de grandes arquitectos como Otto Wagner y Adolf Loos. Promete mucho y no defrauda.Para empezar hay que decir que es bella, elegante, una mezcla de París y Milán (también por los precios), con un toque moderno y una vitalidad que la hacen todavía más atractiva.
Al igual que todas aquellas ciudades que alguna vez estuvieron amuralladas Viena tiene un centro histórico bien definido donde se concentran varias de sus maravillas como la Catedral San Esteban, Stephansdom, que es el corazón del Inner Stadt, el casco histórico. Se trata de una impresionante iglesia cuya historia se remonta al siglo XII y que se distingue por sus esbeltas naves, sus torres y su increíble techo de tejas decorado. El interior alberga varias joyas como el púlpito o el altar de Wiener Neustadt. 





A su alrededor serpentean las calles, muchas de ellas peatonales, escondiendo tesoros y creando rincones verdaderam…

Tayrona

La ante última etapa de nuestro viaje por Colombia nos llevó al Parque Tayrona hacia donde fuimos con deseos mezclados de ser por un ratito aprendices de Indiana Jones y también de descansar como reinas en unas exclusivas eco cabañas. 
Lo primero fue llegar hasta allá.  Dejamos el hotel Tamacá alrededor de las 13 hs después de haber disfrutado lo más posible del desayuno, la pileta y la comodidad de la habitación. El parque Tayrona está a 34 km de Santa Marta y para llegar, si no se quiere pagar un taxi o tomar un tour, hay que viajar alrededor de tres horas. Primero tomamos una buseta ($C 1200 c/u) que atravesó los suburbios menos favorecidos de la ciudad hasta llegar al Mercado de Santa Marta (hay otra línea que va por la costa en un recorrido más corto). Ahí atravesamos todo el mercado que es bastante caótico hasta llegar a donde paran los buses que van al parque. En el mercado, al igual que en otros países de latinoamérica la carne se expone y se vende sin refrigeración así que cui…