sábado, 25 de julio de 2009

Bilbao

Atraída como muchos por el fenómeno Guggenheim, el año pasado conocí Bilbao y fue toda una sorpresa.
Hace poco más de diez años me habían dicho que era una ciudad fea, deprimida y ennegrecida por la polución de las industrias, pero a fines de los '90 comenzó un plan de revitalización y hoy esta ciudad, capital de Vizcaya en el País Vasco, es una ciudad vibrante y bellísima. La recuperación se la Ría fue uno de los puntos claves de este proceso.
Una vez allí me di cuenta de que el día que había previsto para Bilbao era poco, pero me las arreglé para hacer una visita express y pude conocer lo imprescindible de la ciudad.



Empecé mi recorrido a la mañana temprano por la zona más antigua de Bilbao, el Casco viejo, que data del siglo XV y su centro es la zona denominada “Siete Calles”, cerca de donde se alza la Catedral de Santiago, de estilo gótico, uno de edificios más emblemáticos de la ciudad. El casco es realmente encantador, tiene un trazado medieval y calles angostas, la mayoría peatonales. Los edificios tienen balcones cerrados con vidrio y arcadas en la planta baja, con una imagen bastante diferente a la que generalmente se difunde de españa. La zona rebosaba de gente trabajando o haciendo compras que se tomaba un rato para tomarse un cafecito con un bocadillo en alguno de los muchos bares que hay por ahí, por ejemplo en el Café Brasi (Calle del Correo 18). También hay comercios con lindísimas vidrieras y, sobre la Ría, el Mercado de la Ribera, un hermoso edificio de principios del siglo XX.

Saliendo del Casco viejo se puede tomar la calle Viudad de Epalza, o el paseo costanero, para bordear la Ría hacia el norte. En la esquina de esta calle con la calle Zubía está el Teatro Arriaga,, inspirado -según dicen- en la Opera de París. La costanera tiene un diseño que combina elementos de principios del siglo XX con mobiliario urbano actual y, a pesar de que ese día estaba frío y llovía, es un paseo muy agradable. Continuando por este camino se llega al puente Zubizuri (puente blanco), obra del arquiecto Santiago Calatrava e inaugurado en 1997. Del otro lado hay un complejo de edficios de oficinas en construcción cuya modernidad contrasta con la arquitectura tradicional de la Alameda de Mazarredo que me encantó por sus árboles repletos de hojas amarillas.


Volví a bajar hacia la ribera para encaminarme hacia el Museo Guggenheim por la costanera y la aparición del edificio tras una curva me asombró. Es como una escultura gigante, brillante, sinuosa, fascinante. Dedicado al arte contemporáneo, este museo fue diseñado por el arquitecto Frank Gehry e inaugurado en 1997.
Me recibió la obra Mamá de Louis Burgeois, una araña gigante de larguísimas patas que parece viva. Después otra obra de arte, aunque más dificil de apreciar y comprender, la Escultura de Niebla de Fujiko Nakaya en la que una cortina blanca cubre el espejo de agua en el que se reflejan las placas de titanium que cubren al museo.
El interior alberga obras muy importantes y sobre todo me gustaron las superestructuras metálicas de Richard Serra que se pueden recorrer por dentro, la Instalación para Bilbao de Jenny Holzer compuesta por columnas de leds que transmiten aforismos en euskera, español e inglés y los Tulipanes de Jeff Koons.
Antes de salir es ineludible una visita a la tienda que, como en todos los grandes museos, es una tentación y, una vez afuera, un saludo al famoso Puppy, un simpático perro vegetal cuya piel cambia según la estación, también de Jeff Koons.

Vale la pena cruzar el puente Príncipe de España para ver el museo desde el otro lado de la Ría y pasar por las universidades y colegios que hay de ese lado y se puede volver a cruzar por el puente de Deusto y, desde ahí, visitar el Museo de Bellas Artes que exhibe en el patio una serie de grandes esculturas y dar una vuelta por el Parque Iturriza Casilda.

La Gran Vía, con sus hermosos edificios, conduce a la Plaza Moyúa a cuyo alrededor están los famosos "Fosteritos", los accesos al metro diseñados por Norman Foster. Del otro lado de la plaza, la Gran Vía se llama de Diego López de Haro y aquí están las tiendas más famosas, incluida la omnipresente El Corte Inglés. Al sur de esta avenida hay una zona comercial muy linda y en la calle peatonal de Ercilla está la escultura Las meninas, de Manolo Valdés. Toda la zona alrededor de la Plaza Moyúa es muy agradable.



Ver Bilbao en un mapa más grande

viernes, 10 de julio de 2009

Notas de viaje

El origen de este blog son las libretitas que, desde hace años, me acompañan en cada viaje. En ellas registro desde los lugares que visito hasta los más mínimos gastos y, por supuesto, mis experiencias y sensaciones de cada lugar.
Empecé en 1998 con mi primer viaje a Europa y por suerte la colección va creciendo. Generalmente elijo, o me regalan, libretas chiquitas que puedan cargarse todo el día y que sean bien coquetas. Para mí, salir a comprar la libretita, es empezar a viajar.

La mejor libreta para este tipo de anotaciones probablemente sea Moleskine que tiene distintas libretas, agendas y cuadernos, así como una colección de libretas especiales para viajeros, con mapas e información de algunas de las ciudades más importantes del mundo. Un lujo.

Seguramente habrá quienes viajen con su Note book, Ipod o Net book y guarden ahí sus recuerdos. Pero, para mí, todavía nada supera al papel y al placer de escribir y releer.

domingo, 5 de julio de 2009

Puntos de vista: en dos ruedas. Barcelona en bicicleta

El año pasado estuve en Barcelona y, aprovechando que en mi anterior visita había cumplido con el ritual del buen turista de visitar la mayor cantidad de lugares de interés posibles, decidí disfrutar plenamente de la ciudad. Y uno de los paseos que más disfruté fue un recorrido en bicicleta por la costa desde el Monumento a Colón hasta el Forum.
Muchas ciudades, sobre todo europeas, adoptaron hace tiempo la bicicleta como medio de transporte, tanto para pasear como para trabajar. Barcelona es una de ellas y desde hace un tiempo cuenta con el sistema Bicing, definido como un nuevo concepto de transporte urbano. Bicing permite alquilar y bicicletas en distintas estaciones en la ciudad y devolverlas en cualquier otra estación, durante las 24 hs del día. El sistema es muy utilizado por todo tipo de público.
Si bien este servicio está disponible solo para habitantes de la ciudad, en Barcelona hay muchos lugares donde alquilar bicicletas por unas horas o por día, desde 6 euros en adelante, y también hacer tours guiados en grupos.
La ciudad está perfectamente preparada para los ciclistas con bicicendas bien demarcadas, semáforos exclusivos, estacionamientos por todos lados y mucho respeto por parte de los conductores y los peatones.

Entonces, aprovechando un hermosísimo día de otoño, alquilé una bici en el Monumento a Colón, ubicado frente al Puerto en el Paseo de Colón, y bajé hacia el paseo costero donde hay curiosas esculturas como un sonriente escorpión dorado y el 'Barcelona Head' de Roy Lichtenstein.

Desde ahí hasta la Ronda del Litoral y el Paseo Juan de Borbón para llegar a la Barceloneta donde hice la primera parada para admirar el Mediterráneo con música de fondo porque nunca falta un músico callejero en esa maravillosa playa.

Siguiendo por el hermosísimo Paseo Marítimo de la Barceloneta pasé por el Hospital de Mar, un interesante edificio que aparace en la película Todo sobre mi madre de Almodovar, y luego por el Pez dorado, escultura del arquitecto Frank Gehry, hasta llegar al Carrer de la Marina, enmarcado por las torres del Hotel Arts y de Mapfre, frente al Puerto Olímpico.

Luego me metí en la Villa Olímpica, construida para los Juegos Olímpicos de 1992 junto con el Puerto Olímpico y otras instalaciones en distintas partes de la ciudad, que servía para el alojamiento de los deportistas y luego de finalizados los juegos fue integrada a la ciudad con viviendas, oficinas y comercios. Es uno de mis lugares preferidos de la Barcelona contemporánea porque tiene una escala y una calidad arquitectónica y paisajística remarcable. (Más información: La Barcelona Olímpica) Vale la pena meterse en los distintos complejos que fueron diseñados por diferentes arquitectos y, a pesar de sus diferencias, conforman un conjunto muy equilibrado.

En la villa mi paseo preferido es la Avenida d'Icaria donde hay unas pérgolas muy especiales diseñadas por Enric Miralles que, según el punto de vista, aparecen absolutamente caóticas o totalmente ordenadas.

Luego fui hasta la playa Bogatel, pasando antes por una interesante Iglesia, donde descansé un rato antes de tomar la Ronda del Litoral hacia la zona del Forum.

En 2004 se realizó en Barcelona el Forum Universal de las Culturas y la ciudad aprovechó esta nueva oportunidad para desarrollar una zona, donde la Avenida Diagonal se encuentra con el mar, con el edificio y el parque del Forum, de los arquitectos Jacques Herzog y Pierre de Meuron, un puerto, edificios de oficinas y viviendas, centros comerciales y paseos públicos. Aunque, por supuesto, no todas las opiniones son favorables.

Aquí terminó mi recorrido y tuve que volver a toda máquina porque hay que devolver las bicis a las 18 hs. Creí que me quedaba sin piernas y sin aliento pero valió la pena. Si les gusta andar en bicicleta y escapar de los buses turísticos, no duden en hacer este tipo de paseos.

Ver Barcelona en bicicleta en un mapa más grande

Enlaces
Budget Bikes
Fat Tire Bike Tours Barcelona
My Beautiful parking

jueves, 2 de julio de 2009

Torta galesa

Esta torta, también llamada torta negra, es originaria de la provincia de Chubut donde en 1865 se instaló una colonia galesa que mantiene sus tradiciones hasta hoy.
Si bien los mejores lugares para probar este manjar son las ciudades de Puerto Madryn y Gaiman, en Chubut, se la puede conseguir en todo el sur de Argentina ya que es un producto patagónico.
Nacida de la necesidad de contar con un buen alimento de fácil conservación y larga durabilidad, esta torta, cuya receta se transmite de generación en generación, fue declarada Patrimonio Gastronómico de la Provincia de Chubut.
Aunque es mucho más placentero ir a una buena casa de te para degustarla, acá va la receta para los que se animen a hacerla.


Ingredientes
- 1 kilo de harina leudante
- 250 gramos de fruta abrillantada
- 250 gramos de pasas de uva sin semillas
- 125 gramos de pasas de ciruelas sin carozo
- 125 gramos de higos negros tiernos
- 250 gramos de nueces
- 400 gramos de manteca
- 1 taza de azúcar negra
- 1 taza de azúcar blanca quemada (caramelo)
- 4 huevos
- 1 pizca de nuez moscada rallada
- 1 pizca de clavo de olor
- 1 cucharadita de canela
- Cognac o ron - Esencia de vainilla

Preparación
Macerar en cognac o ron las pasas de uva durante 24 horas.
Batir la manteca con el azúcar negra, agregar los huevos, mezclar bien e incorporar la fruta, la nuez moscada, el clavo de olor, la canela y la esencia.
Agregar la harina y unir todo con el caramelo.
Volcar en un molde enmantecado y enharinado, y colocar en horno moderado durante una hora y media.

Conservación
Evitar que el producto este al alcance del sol o calor. Mantener en lugar seco, oscuro y fresco. No conservar en heladera, el frío de esta seca al producto perdiendo sabor.
Luego de abierto el envase de la torta: Al caracterizarse la torta negra por ser frutada, no la corte como una torta tradicional, córtela en fetas de no más de 1,5 cm. de espesor de esta forma evitará que se rompa el centro. Déjela oxigenarse unos minutos antes de consumirla. Conservarla en un recipiente herméticamente cerrado (tupper), en lugar fresco, oscuro y seco, para evitar que el contacto del producto con el aire, produzca sequedad en el mismo.

Dubai

Hace casi dos meses que estoy intentando escribir esta entrada y no le encuentro la vuelta porque Dubai es un destino muy difícil de descr...